Felipe Ortín

Escribidor


7 comentarios

Entrevista de un fannnss.

Amigas y amigos del ORTINorrinco y de Felipe Ortín, hoy estoy en plan vago que te cagas y no tengo ganas de escribir así que, como hacen los del Gobierno, he hecho que curren otros. Sí, hoy se ha encargado de escribir otra persona, Francisco González Sánchez, lector de Idus de Julio y, desde entonces, fan, admirador y amigo mío. Todo un caballero al que hice reír con mi novela y que para agradecerme las sonrisas, me hizo la siguiente entrevista con la que les dejo hoy. Espero que la paladeen más como ambrosía sabrosa que como mazapán enyugante.

UN CAFÉ CON FELIPE ORTÍN GONZÁLEZ, AUTOR DE “IDUS DE JULIO”

Conocí a Felipe Ortín, en  la librería-café Libro en Blanco de Santa Cruz de Tenerife, y decidí comprarle su “Novela”, porque me gusta ayudar y animar a los que empiezan, pero con la intención de ponerla en mi “lista de espera”, como otra muchas novelas, que tal vez nunca llegue a leer, porque  “la vida no me da para más”. Después de leer la dedicatoria que me hizo, “…con cariño de un escribidor novato para que se divierta un rato y saber que había sido alumno del Colegio de Primaria Fernando III el Santo (donde fui profesor unos años, aunque Felipe tuvo la suerte de que yo no le diera clase)  y del Instituto San Hermenegildo, ambos de la Cuesta, alumnos que les recuerdo con muchísimo cariño, le eché un vistazo y le vi una persona sería, humilde y con una sonrisa acogedora. Entonces me dije, “Este tipo lo que tiene de tonto le queda bien”, por lo que decidí darle una primera pasada a su libro, y después una segunda lectura a fondo, como si estuviera corrigiendo un examen, pero lo que conseguí, fue reír, reír y reír…, hasta llegar a la carcajada. Hay que ser muy inteligente y serio para hacer reír. Hoy, “más difícil todavía”, como en el circo.

DSCN6236

Aún no queda muy claro si este tipo es tonto de capirote o realmente inteli…,cualo? Eso sí, los geranios los tiene monísimos de la muerte.

El señor Ortín, me hizo recordar a mis autores más releídos, con lo que guarda un cierto paralelismo: Wenceslao Fernández Flores, Enrique Jardiel Poncela y Miguel Mihura, a pesar del paso del tiempo. Por todo esto y por mucho más he decidido invitarle a un café para charlar.

– 01. ¿Tienes algún antecedente literario en la familia y de pequeño tenías muchos libros en casa?

Que yo sepa, ninguno, aunque a mi padre le gustaba escribir poemas y pequeñas historias. También llegó a colaborar en algún periódico y hasta hizo una pequeña edición de un libro donde recogía sus escritos al que tituló: “Escritos en voz baja”. También en casa siempre contamos con estanterías repletas de libros, tanto enciclopedias como colecciones de novelas. Aunque lo que realmente devoraba yo eran los Mortadelos y Filemón que podía arramblar de cualquier kiosko o colega…, así me quedé, medio pirado pero, eso sí, con sentido del humor.

– 02.  ¿Tus padres eran lectores? De qué manera influyeron en tu afición a la lectura y escritura

Como buen hijo de mi época, mis padres se pegaban unas palizas a currar para sacarnos adelante y darnos la mejor educación posible, así que no tenían mucho tiempo para leer. Aún así, en los ratos en los que no les montábamos el cirio padre entre mis hermanos y yo, cuando podían leían. A fecha de hoy, ahora que ya los hemos dejado tranquilos, ellos leen bastante. Supongo que de alguna manera, mi afición a la lectura proviene de las tongas de libros que tuvimos siempre por casa. Lo de la escritura debió ser ciencia infusa porque hasta hace poco nunca me dio por molestar a nadie con mis escritos…, hasta que llegó Idus de Julio, para suerte o desgracia de la Humanidad.

– 03.  De tu época en el Complejo Escolar Militar de La Cuesta, algún profesor influyó en tu afición a la Literatura, porque a pesar de tus años se nota que has leído “algo”.

Pues creo que no porque siempre fui un poco Sheldon (como el de la Big Bang Theory) y se me daban las matemáticas y la física, aparte de recibir mi ración correspondiente de collejas en el cole por empollón. Pero sí que recuerdo con cariño a mi profesora de Literatura de 2º de BUP, Montse. Un pedazo de pan. Nunca hacía los deberes y siempre me ponía sobresaliente. Siempre le tuve cariño a aquella profesora pero no creo que influyera en mi amor por la literatura…, aunque lo mío es más bien LiteraBurra.

– 04. ¿Tus autores o libros  favoritos de niño y joven? ¿Alguno te ha marcado de manera singular?

De niño leí mucho a Stephen King y a Enid Blyton y sus “Cinco” (los devoraba). Pero si hubo uno que me encantó especialmente fue Enrique Jardiel Poncela. Me reía con él y aún conservo un ejemplar de “La Tournée de Dios”, cosa fina, oiga. Aunque como le he dicho antes, quién realmente me ha marcado literariamente ha sido Francisco Ibáñez con su incomparable Mortadelo…, eso sí es literatura de la “güena”.

– 05. Ingeniero de Telecomunicaciones -“comunicación”- carrera nada fácil, ¡Por qué ingeniero! Apartado de la literatura, o ¿la hiciste compatible con ella, como hobby o algo así? -Conozco otro ingeniero de esta especialidad, excelente comunicador, periodista y escritor, Luis del Pino, aunque le falta la “chispa” que a ti te sobra-

Pues como he dicho antes, se me daban las mates y la física así que supongo que hice Telecos porque me atraían esas cosas. También, por supuesto, me atraían las mujeres pero eso sí que se me daba fatal…, ¡planté un soberano huerto de calabazas! Y lo de escribir vino muchos años después cuando ya estaba trabajando. No conozco a Luis del Pino pero si usted dice que le falta “chispa” es que debe ser que yo he trabajado de Ingeniero Industrial más que de Telecos y a base de llevarme calambrazos al meterme en los cuadros eléctricos creo que me sobra electricidad estática…, y me falta algo de cordura.

– 06. ¿Cuándo, cómo y por qué? Decides lanzarte, a esta valiente aventura de escribir una novela  

Disculpe que sea soez pero el motivo básico fue porque se me hincharon los cojones. Sí, me harté de una vida rutinaria y quería realizarme. Años buscando algo que me llenara hasta que un buen día escribí una historieta en que contaba mis desgracias a unos colegas. Se descojonaron de la risa. Así que repetí y se volvieron a tronchar. Escribí varias más con idéntico resultado, así que decidí que me gustaba escribir y podía alegrarle la vida a otros. Y me lancé con Idus de Julio y creo que he conseguido el objetivo: realizarme y hacer FELIPIces a otros. Porque, como decía Cantinflas: “El primer deber de todo ser humanos es ser feliz; el segundo, hacer felices a los demás.”.

– 07.  Como primera novela,  “Idus de Julio” cuánto tiene de la biografía  de “Felipe Ortín” o tal vez de un amigo u otra persona conocida.

Aunque es una historia ficticia por supuesto que tiene partes autobiográficas. Especialmente la sensación de ir por la vida sobre raíles sin ilusiones en la vida, cosa que le ocurre al personaje…, y a muchas personas en la actualidad. Hasta cierto punto me da pena cómo nuestras ilusiones de niños se diluyen con la “adultez”. Creo que si no perdiéramos a nuestro niño interior, el mundo iría mejor… (Felipito, estate quieto, no ves que estoy hablando con este señor…, y deja de sacarte petróleo de la nariz)

– 08. A pesar de que tratas de explicarlo de manera mágico-surrealista, a mi modo de ver,  ¿Cómo se te ocurrió el título?

Pues los escritores siempre le echamos la culpa de estas cosas a un personaje ficticio al que llamamos Musa. Pues que sepa que ese personaje existe de verdad. A mí se me apareció durmiendo y el título me vino soñando. Esto es tan cierto como que me llamo Felipe…, creo.

MAJA

La Musa…, ah! no! que es la Maja…, desnuda además… en qué estaría pensando…

-09. ¿Cómo titularás la próxima?, porque pienso que te dedicarás de lleno a escribir, o ¿sólo los fines de semana y a ratos libres?

Pues el título de la próxima ya lo tengo pero es tosssp-secressst. Esto es como santo Tomas, hasta que no lo vea no lo creo. Es decir, cuando finalmente la tenga acabada, la bautizaré pero por ahora está algo verde. Y en cuanto a escribir, estoy empeñado en vivir del Cuento (es decir, honradamente de mis cuentos no como otros que viven de nuestras cuentas…). Y la intención es poder vivir de esto pero la competencia, el mercado y la crisis lo dificultan mucho. Por ahora intentaré compaginar mi actividad con el trabajo diario porque tengo fe en mí mismo ya que el día que pierda la Fe en mi mismo, dejaré de llamarme Felipe y pasaré a ser, simplemente, un Lipe cualquiera.

– 10.  Últimamente qué autores o libros han influido o influyen más en ti.

La verdad es que pocos pero porque leo poco. Cuando te dedicas a escribir no puedes leer más que lo que te interesa para documentarte y no te deja mucho tiempo para más. Además, soy más de ensayo que de novela, con lo que mis referencias literarias actuales están bastante desfasadas. Sí, lo reconozco, soy un as…, un asno quiero decir.

– 11.  Con quien te quedarías, ¿Carlos Ruiz Zafón, Arturo Pérez Reverter, Vargas Llosa o Javier Marías? o ¿Tal vez,  una escritora?

Me encantó La Sombra del Viento de Zafón; de Pérez Reverte he leído alguna historia de Alatriste, aunque el libro que más me gustó de él fue “Territorio Comanche”. De Vargas Llosa no he leído nada (disculpe usted mi burrez) y de Javier Marías leo a veces su columna en la revista de El País. Me parece un tipo formidable con una forma de pensar con la que coincido bastante. En cuanto a escritoras, la gran Agatha Crhistie o Enid Blyton, que me hechizaba con sus Cinco.

– 12. ¿Qué opinión te merece el “mundo” que nos ha tocado vivir y que tu parodias con esa fina  y simpática ironía que te caracteriza?

Lo fácil sería decir que el mundo actual es una mierda y está loco pero eso lo viene diciendo la Humanidad desde el origen de los tiempos. Ya un anónimo Caldeo por allá en los tiempos de Matusalem decía: “Nuestra juventud es decadente e indisciplinada, los hijos no escuchan ya los consejos de los mayores. El fin de los tiempos está próximo.” Sinceramente, la tele y los medios nos venden cientos de miles de desgracias diarias pero porque el ser humanos es miedica por naturaleza. El miedo es una gran herramienta de control de masas y asustar a la peña permite controlarla. Sí, es cierto, el mundo está loco pero debemos recordar que, aunque no se vea, hay más locura de la buena que de la mala… De hecho, yo estoy pirado y aún no sé cómo he conseguido engañarle para que me entreviste…

– 13. (Mi número favorito) ¿Tus hobbies favoritos, fuera de la lectura, la escritura y la ingeniería? Para terminar:  ¿un libro? -no vale “Idus de julio”, ¿una canción?, y ¿una película?

Mi hobby principal durante muchos años fue ser portero de fútbol. ¡Me encantaba! Podía ser el héroe del equipo o el villano al mismo tiempo. Podía volar como Superman para intentar atrapar una pelota o podía retorcerme de dolor si atinaban a darme en los “minibabybel”. Ahora ya, con la edad y renqueante del lumbago, pues me gusta la natación y cocinar. En cuanto a un libro, me quedo con “Sin noticias de Gurp” de Eduardo Mendoza y con “La Tournée de Dios” de Jardiel Poncela porque con ambos me desternillé. De películas destacaría “La vida es bella” o “Intocable” porque no dejan de ser tragedias pero enfocadas con un punto optimista y mucho humor porque, como decía Eduardo Galeano: “el humor tiene la capacidad de devolverte la certeza de que la vida vale la pena”. Finalmente, como canción, elegiría “Thunderstruck” de AC/DC, que no tiene la más puñetera gracia pero cada vez que la escucho, me desmeleno.

Muchísimas gracias, Felipe, por tu amabilidad y por esta maravillosa tarde que me has hecho pasar.

De nada. Que sepa que ha sido un placer y sobre todo a uno le llena el poder hacer feliz a otra persona y creo que con Idus de Julio lo he conseguido con usted. Creo que tenemos que usar más el buen humor en nuestra vida diaria para que este mundo no chirríe tanto. Encantado de haberle conocido y de que se haya reído tanto con mi novela.

Francisco

Un nuevo fan y amigo en mi vida: Francisco González Sánchez

Anuncios


2 comentarios

Carmelo Beltran entrevista a Felipe Ortín

Hola y holo a todas y todos. Hoy, en nuestro blosss, deberíamos tener una anécdota de las que ocurren en mi famosa, universal y fantástica novela llamada IDUS DE JULIO, sin embargo, este fin de semana el ORTINorrinco y yo estuvimos en la Feria del Libro de S/C de Tenerife firmando libros y haciendo nuevos amigos entre el público que se abalanzaba en masa sobre nuestro stand para pedirme autógrafos como locos (con lanzamiento de prendas íntimas incluido).

Fotos parque4

Véanse a las masas de fanes y fanas abalanzándose sobre mí y el ORTINorrinco para pedirnos autógrafos…, ¡un sufrir!

Y dado que a muchos les presenté el blosss del ORTINorrinco, quiero que esta nueva gente conozca quiénes son Felipe Ortín y el ORTINorrinco, así que les dejo con una entrevista que me hizo un afamado bloguero especializado en literatura, Carmelo Beltran, en su blog El Rincón de las Páginas (http://www.elrincondelaspaginas.com/). De esta forma, los que se acerquen por primera vez a mi blosss sabrán a lo que se enfrentan… Un saludo a todos y bienvebidos y bienvebidas….

(¡vaya mierda excusa he tenido que buscarme para ocultar que no tenía nada previsto para publicar esta semana!…)

ENTREVISTA A FELIPE ORTÍN PUBLICADA EN EL RINCÓN DE LAS PÁGINAS, DE CARMELO BELTRÁN. (http://www.elrincondelaspaginas.com/2016/05/entrevista-felipe-ortin.html?fb_ref=Default)

Carmelo: Lo primero de todo, Felipe, muchas gracias por prestarte a la entrevista. Esperemos que sea interesante para el público, ¿vale?

Felipe Ortín: Bueno, más que esperar que sea interesante para el público, yo estoy REZANDO porque sea interesante para el público. Le he dado ya la vuelta tres veces al rosario, he puesto perejil fresco a San Pancracio, un chuletón a San Papeo (porque come mucho) y una ramita de apio a San Francisco de Asís, que es vegetariano por aquello del amor a los animales y tal. Con eso espero ganarme el favor de los santos y, de paso, que se obre el milagro de que el público se interese por mí.

CB: ¿Qué clase de trauma te ha pasado en julio? ¿De donde sale la idea para la novela?

FO: No, no, usted se confunde. Trauma no…; ¡trama!…, ¡trama!. En IDUS DE JULIO, como bien dice el título de mi novela, la trama se desarrolla en el mes de julio. Aunque bueno, igual a algún lector le produce un trauma, quién sabe. Pues la idea, sinceramente, no sé de donde salió. Simplemente, mis taradas neuronas decidieron irme dando impulsos eléctricos y, poco a poco, la fui escribiendo. De hecho, cuando más activo soy es por la noche. El título de la novela se me ocurrió… ¡durmiendo!

Fotos parque 2

Si este tipo no está traumatizado, ¡que baje Dios y lo vea!

CB: ¿Cómo es un día normal en la vida de Felipe? ¿De dónde viene la inspiración?

FO: Pues la diana, con toque de corneta, redoble de tambor y las notas del “Quinto levanta”, se produce a las 5.30 de la mañana. Sobre las 6:00 ya estoy sentado en el ordenador…, bueno, no encima, sino delante. Más o menos a las 7:00 desayuno y a las 9:00 me voy a nadar a hacer unos largos…poca cosa, unos 4.000 metros. Luego vuelvo a casa y sigo escribiendo hasta la hora de comer, tras lo cual, me planteo la mejor estrategia sobre qué postura coger en la cama para llevar a cabo una siesta de baba. Después de sacarme las legañas, sobre las 16.00, estoy nuevamente trabajando. Así hasta la hora de cenar, con alguna espumosa birra mediante. Y, como las gallinas, sobre las 22.30 ya estoy metido en la piltra.

En cuanto a la inspiración, normalmente me suele venir después de la espiración en un proceso cíclico denominado respiración, ¿sabe? Primero tomo aire y luego lo suelto, es una cosa que hago, básicamente, para seguir vivo. Y yo creo que la primera inspiración me vino cuando el descastado del ginecólogo que me trajo al mundo me colgó boca abajo como un jamón serrano y me dio dos nalgadas en mi tierno y recién estrenado culete…. ¿cómo dice?… ¿perdón?… ¡Ahhhhh! ¡Que usted no se refiere a eso! ¡Se refería a la Musa! ¡Acabáramos!…., disculpe mi burrez. Pues mire usted, caballero, a la Musa Talía le pago por horas. Lo que pasa que lo hago en negro y sin contrato y la tía se ha hartado y se me ha sindicalizado con la Terpsícore, la Euterpe y otras seis harpías más que me boicotean el cotarro. En fin, a ver si aprueban la nueva reforma laboral y entonces podré explotarla con un sueldo miserable a cambio de tenerla encadenada a la pata de mi mesa para producir más literaburra de la mía a un precio más barato.

CB: ¿Tienes alguna manía a la hora de escribir?

FO: Recoger la casa. Soy incapaz de escribir una línea si la cama está sin hacer o si el fregadero está lleno de platos. Si eso ocurre, me pongo la cofia y el delantal y…, manos a la obra. Paso la aspiradora que es un primor, oiga, con un arte que ni Freddy Mercury en el video de “I want to break free”, aunque eso sí, sin bigote… y sin plumero…

Fredy vs yoCB: ¿Qué es más satisfactorio: el proceso de escribir la novela o poner el punto y final? ¿Cuánto tiempo dedicaste a escribirla?

FO: Lo que más me gusta es el proceso de escribir en sí mismo. Buscar documentación, imaginarte las escenas, plantear lo que va ocurrir, solucionar los atascos cuando la aterradora página en blanco se planta delante de ti y la Musa está en huelga; todo son retos que intentas ir solucionando, superándote a ti mismo, lo cual te genera un gran sentimiento de triunfo. Porque no hay mayor triunfo que superarse a uno mismo. Y otra cosa que me apasiona es que eres el dios de tu universo. Cuando eres lector sólo puedes darle al “play” y ver la película. Pero cuando eres escritor, si no te gusta por dónde has llevado la historia, puedes rebobinar y darle un rumbo completamente diferente. El punto final por supuesto que también es muy satisfactorio, pero sólo es la guinda del pastel y a mí, como buen troglodita que soy, me gusta comerme la tarta entera.

En cuanto al tiempo que dediqué a IDUS DE JULIO, fueron muchos ratitos sueltos, pues mi trabajo no me dejaba mucho margen para escribir, así que más o menos tardé unos dos años. Ahora me he tomado un periodo sabático, alejado del mundanal ruido y del estrés laboral, para desarrollar una segunda historia que tengo en el horno y para la cual necesito todo los minutos de los que pueda disponer…, que, por cierto, estoy perdiendo con usted en esta entrevista…, téngalo en cuenta para cuando yo gane el premio Pulirse…, sí, sí, Pulirse, porque me pienso gastar toda la pasta gansa del Pulitzer.

CB: ¿Quién es el autor del que más has bebido como escritor? ¿Cuál es tu autor favorito?

FO: Pues sinceramente, creo que del autor que más he bebido es un tal Vichy Catalán aunque su prosa no es muy de mi gusto, porque siempre acaba todas sus historias con el mismo y poco ingenioso final: “agua embotellada en Caldes de Malavella”. Sinceramente, creo que debería cambiar un poco su estilo de literatura, aunque bueno, en general, siempre me deja un buen sabor de boca.

En cuanto a mi escritor favorito, no tengo un ídolo literario por así decirlo. Leí mucho a Stephen King durante una época, me encantaba Edgar Allan Poe y, por supuesto, también me gustan Tolkien o Ruíz Zafón. Pero creo que si he de destacar a algún autor por el que sienta especial predilección y admiración serían Eduardo Mendoza y Enrique Jardiel Poncela, ambos maestros de la ironía.

Aunque si quiere que le cuente un secreto, quién realmente creo que más me ha influido es Francisco Ibáñez con su incomparable Mortadelo y Filemón, por las situaciones hilarantes y descabelladas que plantea en sus historietas. De hecho, un buen amigo mío, escritor y pintor, Ramón Gasch, dice que, cuando me lee, ve viñetas de cómic. Sinceramente, no sé si mi amigo cuando lee le pone algo más al tabaco de liar, pero no deja de ser un motivo de halago para mí.

CB: Dime un libro, una canción, una serie y una película.

FO: “Sin noticias de Gurp”, de Eduardo Mendoza o “La Tournée de Dios” de Jardiel Poncela, con ambos libros me desternillé de risa. En cuanto a series, “Dos hombres y medio” por su atrevido y divertido estilo de tocar temas delicados. De películas destacaría, “La vida es bella” o “Intocable” porque no dejan de ser tragedias tomadas con mucho humor. Y es que, como decía Eduardo Galeano, “el humor tiene la capacidad de devolverte la certeza de que la vida vale la pena”.

Finalmente, como canción, elegiría “Thunderstruck” de AC/DC, que no tiene la más puñetera gracia, pero que cada vez que la escucho, me desmeleno.

CB: ¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?

FO: Supongo que usted aún no se ha leído mi libro y entiendo que todavía no quiere desterrarme a un iceberg flotante de la banquisa de Alaska, sino a una paradisiaca ínsula con sus palmeras, cocos y playas espectaculares donde brille el sol permanentemente. Siendo así, me llevaría mi portátil para seguir escribiendo, la colección completa de Superhumor de Mortadelo y Filemón y, por supuesto, a mi señora esposa que es único ente pluricelular de este planeta capaz de comprenderme, por no decir, aguantarme.

CB: ¿Qué función crees que tiene internet en la difusión de una obra?

FO: Es fundamental. Como bien dicen mis amigos de la Agencia Literaria Sandra Bruna, lo peor que le puede pasar a un escritor no es que sea bueno o malo, sino desconocido. Por tanto, yo; que era un analfabestia digital que odiaba las redes sociales, como faisbu, tuister, guasap y los blosss; he tenido que vender mis principios para obtener otros finales. En definitiva, como decía Groucho Marx, “si no le gustan mis principios, aquí tengo otros”, por tanto, me vendí al diablo y, hoy por hoy, tengo faisbu, guasa y, aprovechando estas líneas para promocionarme, mi propio blosss. El blosss del ORTINorrinco, no confundir con ornitorrinco que aunque parecido no es lo mismo, donde publico mis historias cortas con el fin de divertir a la gente. Si les apetece visitarlo podrán encontrar a mi alter-ego en http://www.felipeortin.wordpress.com y valorar así si les conviene leer mi novela, Idus de Julio.

CB: ¿Dulce o salado?

FO: La verdad es que soy un tragaldabas que come de todo, así que depende de lo que me pida el cuerpo en cada momento. A veces salado y a veces dulce.

CB: ¿Cuánta miopía tienes?

FO: La suficiente como para que en una competición de tiro con arco entre y un topo y yo, ambos acertemos a asaetear a los jueces en lugar de a la diana. Se supone que la miopía es aquella enfermedad visual que impide que veamos de lejos, sin embargo, tengo tanta que, para mí, lejos significa diez centímetros. Cuando empiece con la presbicia tendré que amaestrar un murciélago para que me ayude a detectar los obstáculos por ecolocación.

CB: ¿Qué piensas de la piratería?

FO: Después de que a algún desalmado se le ocurriera la saga completa de Piratas del Caribe y traer al mundo a Jack Sparrow, yo los colgaba a todos por los pulgares del palo mayor y los dejaba a secar una temporada. Mentiría si dijera que nunca me he bajado una peli o una canción gratis, sin embargo, es una cosa que hice muy pocas veces. Hace tiempo aprendí el esfuerzo que le supone a cualquier artista crear una obra, sea del tipo que sea, para que luego no se valore su trabajo. Hoy en día, hemos perdido el norte y somos capaces de gastarnos 600 ó 700 euros en un teléfono móvil, dándole a grandes compañías unos beneficios bestiales, mientras que comprar un libro digital por unos miserables tres euros o una buena novela por doce nos produce urticaria, paludismo y espasmos musculares. Tal vez ahí esté el truco, mientras fomentan la ignorancia, nos distraen con zanahorias que no sirven de nada.

CB: Véndete, ¿por qué deben comprar tu libro?

FO: Hombre por deber, deber, lo que se dice deber, digamos que podríamos emplear términos más razonables, tales como sugerir, aconsejar, asesorar, recomendar…, vamos, resumiendo, que si no se lo compran me cago en sus muelas pero, eso sí, sin rencor alguno.

No obstante, si usted quiere que yo le recomiende mi novela al público, lo hago sin más. Aunque luego no me venga con que los efectos secundarios de su lectura han producido algún ictus, aneurisma o algo similar. La responsabilidad se la pasaré a usted, que lo sepa.

Queridos leedores y leedoras, pues como escribidor que soy aún no puedo llamares lectores y lectoras; yo les recomendaría que si quieren pasar un rato divertido se leyeran mi novela, pues está escrita con la intención de sacar alguna sonrisa a quién tenga el valor de adquirir Idus de Julio. El humor es muy subjetivo y cada uno tiene el suyo, así que no todo el mundo reacciona igual ante ciertas situaciones. De las críticas que he ido recabando, hay gente que me ha dicho que se ha partido de risa, otros que se han sonreído y uno o dos a los que no les ha hecho gracia. Sin embargo, en general, todos opinan que es de lectura fácil, amena, que engancha y que deja buen sabor de boca.

portadasPor si son reacios y aún no lo tienen claro, les invito a que visiten mi recién estrenado blosss, http://www.felipeortin.wordpress.com, dónde podrán leer historietas de no más de cinco minutos, con las que podrán divertirse un rato y hacerse una idea de mi estilo… si es que no lo han comprobado ya con esta interviusss.

Y hasta aquí mi consejo y asesoramiento de por qué deberían leerse mi novela. A partir de aquí, sólo me queda suplicar y arrástrame por el suelo, que también es loable y digno si consigo el objetivo: “Por Diooooooooosssss, léansela…, se lo ruegooooo,…., que el ambre de escritor es mu mala,…., tan mala que no tiene ni “h”….”

Y después de haberme arrastrado como un vulgar nematodo o gusano de la col, más bajo no puedo caer, así que espero haber logrado darles pena penita pena y que se atrevan a leer Idus de Julio, donde encontrarán acción, sonrisas, lágrimas y suspense (o suspenso en el caso de que no les guste, aunque yo, como padre de la criatura, le pondría un notable alto). Lo dicho, podrán adquirirla en http://www.sb-ebooks.es/l/idus-de-julio/ a través de la plataforma digital que les vaya mejor. También pueden encontrarla en formato papel en la Librería El Libro en Blanco de Santa Cruz de Tenerife, en la calle Juan Pablo II, número 35.

CB: Plantea una pregunta al entrevistador

FO: ¿Hacemos unas birritas, mi querido compadre?